Virtualización de hardware sin la participación de terceros

Programas de virtualización compilados en el kernel

El rasgo distintivo principal entre los KVM VPS y la mayoría de los demás modelos de servidores virtuales reside en el método de virtualización específico. Por medio de KVM, no es necesario ejecutar cualquier aplicación de virtualización adicional en la máquina anfitriona – las instrucciones informáticas necesarias, a su vez, se están compilando como parte del sistema operativo de la máquina anfitriona. Este proceso acaba por mitigar considerablemente el impacto de la asignación de recursos de hardware a fin de utilizar aplicaciones adicionales y a su vez hace los mismos recursos disponibles para las máquinas guest. La falta de esta capa de comunicación complementaria además acorta los valores de timeout de entrada y salida, acelerando inmensamente el desempeño del Servidor Privado Virtual.
Virtualización de hardware sin la participación de terceros

Aprovechamiento de los recursos más efectivo

Uso eficaz de los recursos del servidor

Normalmente las máquinas huésped requieren una capa adicional que las conecten con la máquina anfitriona haciéndose cargo de la administración de los recursos. Lo que resulta en menor disponibilidad de recursos que las máquinas virtuales podrían utilizar. Mediante los Servidores Privados Virtuales KVM, cualquier capa adicional queda excluida, ya que el la secuencia de procedimientos de virtualización se compila como parte del SO del servidor anfitrión. Siendo así, la cantidad de recursos que el host ofrece los aprovecharían los Servidores Privados Virtuales instalados. La disponibilidad de recursos le facilita un impulso extra necesario a fin de que sus páginas o aplicaciones web se destaquen de los otros.
Aprovechamiento de los recursos más efectivo

Un sistema operacional que considere conveniente

Tenga el sistema operacional que prefiera

Por medio del Servidor Privado Virtual, es posible contar con la independencia completa del servidor maestro por punto de vista del sistema operacional. Las directrices de virtualización KVM hacen posible que las máquinas huésped se comuniquen directamente con el el host físico, sin la necesidad de pasar por una capa de virtualización separada. De esta forma, con la imagen ISO que le hace falta, puede cargar cada SO que pueda correr en su servidor – desde una distribución de Linux muy desconocida e también la última edición de Windows Server.
Un sistema operacional que considere conveniente
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL